Club del Libro

Club del Libro

martes, 15 de marzo de 2011

Cuentos reunidos de Amparo Dávila

Amparo Dávila, Cuentos reunidos
Gracias a su participación, hemos elegido un nuevo libro para iniciar su lectura en Lectores a Fondo. Se trata de Árboles petrificados, incluido en los Cuentos reunidos de la zacatecana Amparo Dávila (1928).

Dávila, una de nuestras autoras más injustamente olvidadas, pertenece a la llamada Generación del Medio Siglo y es considerada una de las escritoras más originales de las letras mexicanas. Árboles petrificados es su tercer libro de cuentos y obtuvo en 1977 el prestigiado Premio Xavier Villaurrutia. En los relatos de este libro, muerte, sueño y memoria se alían para crear ambientes enigmáticos, al mismo tiempo repulsivos y atrayentes. En esta ocasión nos referiremos al primero de los doce cuentos del volumen.


Iniciemos la lectura de “El patio cuadrado”.

En este relato onírico podemos sentir la premonición de la muerte acechar a la protagonista a cada momento: el suicidio de un hombre que la acompaña, cuando ella espera la muerte de otra persona; una amiga que se le presenta como un cadáver sin rostro; incluso los hombres a quienes les cuenta su sueño de persecución (¿un sueño dentro del sueño?) que queman su propio pasado, como si se suicidaran sin matarse. Todas estas figuras le salen al paso en lo que parece ser una laberíntica pesadilla, ¿o es locura? ¿Qué otra explicación puede haber?

Los signos de la muerte se aglutinan a cada instante: sobre un atardecer de apariencia sangrienta se dibuja una silueta misteriosa y todo es rodeado por figuras embozadas; donde debería haber juguetes hay vestidos y son tantos que asfixian y en medio de ellos hay una mujer vestida de luto; papeles y alas de mariposas negras arden en una hoguera. El gótico se convierte en barroco. ¿Les parece exagerado cada ambiente o es lo adecuado para el tipo de relato?

En cada espacio del lugar por el que deambula la protagonista (como alma en pena) hay presencias amenazantes: embozados que se arrojan sobre un suicida, prendas que se transforman en animales repugnantes, humo que la asfixia... ¿Cómo podemos interpretar estas imágenes angustiantes? ¿Será acaso que el fantasma de la muerte no busca a los seres que la rodean sino a ella misma? ¿Es por ello que esta mujer sin nombre retrocede una y otra vez? ¿O es que en realidad va en pos de la muerte y por eso se empeña en lanzarse a la piscina que se convertirá en sarcófago y de la que ya no hay retroceso ni salida?

La muerte y el sueño se dan la mano en el cuento y es imposible distinguir a uno de otro. Y no sólo eso: además está presente el erotismo, ¿o no es el sueño del perseguidor con un puñal en la mano un sueño evidentemente sexual?

Amparo Dávila maneja de manera magistral el tema del miedo ante la muerte y este cuento es un ejemplo excepcional: no es casualidad que Cristina Rivera Garza haya encontrado en él la inspiración para escribir La cresta de Ilión y que incluso haya hecho de la propia Dávila un personaje de la novela. ¿La han leído?.

¿Qué les pareció a ustedes el cuento? Únanse a esta lectura y envíen sus comentarios.


Estén pendientes esta semana de Lectores a Fondo, porque en los próximos días leeremos “La rueda”.

2 comentarios:

  1. ME PARECE MUY BUENA IDEA DEL CLUB DE LECTURA. ME ATRAJO ESTA LECTURA DE SUEÑOS Q POSIBLEMENTE SEAN UNA VERDAD Q LA PROTAGONISTA SE NIEGA A CREER. SALUDOS Y GRACIAS

    ResponderEliminar
  2. hola! aun hay alguien por aquí?? acabo de leer este libro y la verdad soy novata en esto de la lectura, al principio me abrumó, no quería seguir, me dejaba con signos de interrogación cada cuento, quería saber que era que pasaba, como una puerta abierta a la nada, después comprendí que la autora permite que cada lector saque sus propias condiciones. Hubo algunos cuentos que me dejaron pensando en lo complicado que es vivir y lo simple de morir.

    ResponderEliminar